LA ÚLTIMA LINEA JURISPRUDENCIAL EN LOS CONTRATOS DE AGENCIA

LA ÚLTIMA LINEA JURISPRUDENCIAL EN LOS CONTRATOS DE AGENCIA

Qué es un agente comercial

Un agente comercial es un  autónomo que tiene por oficio gestionar las operaciones de venta en representación de otra persona o entidad a cambio de una comisión. Es decir, no se trata de un empleado asalariado que trabaja por cuenta ajena. Sino que trabaja de manera independiente y es la figura intermedia entre la empresa que vende determinados productos o servicios y el comprador.

El contrato de agencia y regulación española

El contrato de agencia es aquel mediante el cual una empresa encarga a un agente comercial la promoción de negocios por su cuenta y orden de manera continuada en el tiempo.

Dicho contrato se encuentra regulado en la Ley 12/1992, de 27 de mayo, sobre el Contrato de Agencia, que dice así:

“Aquel por el que una persona (…) denominada agente, se obliga frente a otra de manera continuada o estable a cambio de una remuneración, a promover actos u operaciones de comercio por cuenta ajena o promoverlos y concluirlos por cuenta y en nombre ajenos como intermediario independiente (…)”.

El agente, salvo que haya pacto en contrario, podrá realizar su actividad de comercialización para varias empresas. Aunque también cabe la posibilidad de firmar un pacto de exclusividad en favor de un solo empresario.

Normativa europea y jurisprudencia actual

Los agentes comerciales tienen derecho a indemnización y reparación del perjuicio aunque la terminación del contrato se produzca en el período de prueba, dictaminado por el Tribunal de Justicia de la Unión Europea (TJUE) en la sentencia por la que resuelve el asunto C-645/16.

Se toma como base normativa la Directiva 86/653/CEE, en la cual se expresa que tras la terminación del contrato, el agente comercial tiene derecho a una indemnización o a la reparación del perjuicio que le ocasione la terminación de sus relaciones con el empresario cuando esta finalización de contrato:

– Prive a este agente de las comisiones de las que hubiera podido beneficiarse con una ejecución normal del contrato a la vez que le hubiese facilitado al empresario unos beneficios sustanciales.

– No permita a dicho agente comercial amortizar los gastos que hubiere realizado para la ejecución del contrato aconsejado por el empresario. El agente tiene derecho a una indemnización:

      Cuando haya aportado nuevos clientes al empresario o haya desarrollado sensiblemente las operaciones con los clientes existentes y cuando dicha actividad pueda reportar todavía ventajas sustanciales al empresario.

            Cuando el pago de dicha indemnización sea equitativo, habida cuenta de todas las circunstancias, en particular de las comisiones que el agente comercial pierda y que resulten de las operaciones con dichos clientes.

El TJUE precisa que esta conclusión está respaldada por la finalidad de la Directiva, que consiste, en particular, en proteger los intereses del agente comercial en sus relaciones con el empresario, y que, a la vista de esta finalidad, no puede admitirse una interpretación de esta Directiva que pueda resultar en perjuicio del agente.

 Por ello, supeditar la concesión de una indemnización al hecho de que se haya estipulado o no un período de prueba en el contrato de agencia comercial, sin tener en cuenta el rendimiento del agente comercial o los gastos en que haya incurrido, iría en perjuicio del agente comercial, que se vería privado de toda indemnización por el único motivo de que el contrato que le vincula al empresario incluye un período de prueba.

Para cualquier aclaración, estamos a su disposición.

Paloma Galán

-. Abogada .-